La psicoterapia ayuda a los niños preadolescentes y adolescentes de varias maneras. Además de recibir apoyo emocional, les ayuda a resolver conflictos con otras personas, a entender emociones y problemas que les angustian con el objetivo de que aprendan a gestionarlos desde una nueva visión que les proporcione paz. Orientamos tanto a niños, adolescentes como a los padres en el trato y la convivencia con sus respectivas relaciones. Tanto la infancia como la adolescencia son etapas de constante percepción de vulnerabilidad en la que es habitual que surjan dificultades y bloqueos. Muchas de las problemáticas que se presentan en esta etapa pueden reconducirse mediante una atención adecuada, asegurando así una buena entrada en la etapa adulta.

¿Cuáles son los objetivos de la terapia de adolescentes?
Abordar problemas de ansiedad, autoestima, inseguridad personal, toma de decisiones, autocontrol de emociones problemáticas, sensación de estancamiento en la vida (tanto en el área sentimental como en el área académica, las relaciones con otras personas significativas, u otras).

¿Cómo se trabaja la Terapia Psicológica Individual para Adolescentes?
En las primeras sesiones se determinan los conflictos y situaciones que se abordarán y se establecen los objetivos terapéuticos. Posteriormente, se irán trabajando sobre los mismos explorando más detalladamente el problema. La Terapia Psicológica Individual para Adolescentes busca brindar un apoyo y una orientación profesional en la resolución del motivo de consulta y en el desarrollo de una nueva mentalidad de paz.

Algunos de los problemas más habituales que trabajamos en la terapia con adolescentes:

 

  • Problemas de conducta y conflictos familiares.
  • Trastornos de ansiedad y angustia.
  • Trastornos del sueño.
  • Miedos y fobias.
  • Rituales obsesivos.
  • Celos entre hermanos.
  • Habilidades sociales.
  • Problemas de aprendizaje. Fracaso escolar, problemas de atención y concentración. Desmotivación por los estudios.
  • Desconocimiento de técnicas de estudio.
  • Trastornos del estado de ánimo, baja autoestima.
  • Crisis adolescentes.
  • Adicciones: drogas, alcohol, nuevas tecnologías…

 

PINCHA Y RESERVA CON EL PSICÓLOGO