“Maestro, tengo un problema con mi hijo: me trajo las notas del colegio, una alta calificación en dibujo y una pésima calificación en matemáticas.
¿Qué harás?
¡Lo pondré de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de matemáticas!
Necio, ponlo de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de dibujo. Encuentra y desarrolla su talento. Todos servimos para algo pero no todos servimos para lo mismo”

Alejandro Jodorowsky

La psicoterapia infantil consiste en una variedad de técnicas y procedimientos orientados a generar el bienestar emocional y social del niño. Es una herramienta que ayuda a los niños que experimentan dificultades con sus emociones y problemas de comportamiento a que aprendan a gestionarlos desde una nueva visión que les proporcione paz. La terapia infantil está dirigida esencialmente a los niños, sin embargo es importante trabajar también con su familia para que se refuerce y afiance el aprendizaje obtenido con la psicoterapia.
¿Cuáles son los objetivos de la terapia de niños?
Los objetivos de la terapia infantil pueden ser específicos, como modificar la conducta, mejorar relación con familia o amigos, superar un trauma...etc, o generales, como disminuir ansiedad o aumentar autoestima.

Las metas principales de la terapia infantil:

 

  • Construir la autoestima.
  • Ayudar a mejorar la comunicación.
  • Estimular el desarrollo y el crecimiento.
  • Mejorar su vocabulario emocional.
  • Ayudarle a que se exprese, a hablar de sentimientos.
  • Mejorar el manejo de estrés en la escuela.
  • Afrontar el acoso escolar y/o presión de compañeros.

Las dificultades más habituales que aparecen en la infancia, aquellas que son motivo de consulta:

 

  • Problemas de conducta y conflictos familiares.
  • Trastornos de ansiedad y angustia.
  • Duelos por pérdidas de seres queridos.
  • Trastornos del sueño.
  • Miedos y fobias.
  • Rituales obsesivos.
  • Enuresis.
  • Celos entre hermanos.
  • Habilidades sociales.
  • Problemas de aprendizaje. Fracaso escolar, problemas de atención y concentración. Desmotivación por los estudios.
  • Desconocimiento de técnicas de estudio.
  • Sufrimiento por la separación de los padres.
  • Trastornos del estado de ánimo, baja autoestima.
  • Tristeza y llanto por razones que no puede explicar.
  • Preocupación y temor por razones que no pueden explicar.
  • Ser víctima de acoso escolar o bullying.

 

PINCHA Y RESERVA CON EL PSICÓLOGO